La lectura como proceso

Soy un poquito bibliófilo, sí.

Muchas veces estoy leyendo algo para a los días comprar otro libro que llama más mi atención y ocupa el lugar de lo que sea que estuviera leyendo y, como muchos, me digo que igual los leeré todos algún día sin pensar en dejar de agregar ejemplares a mi colección. Todo el que disfrute de leer podrá entenderme, espero. Al principio, cuando tienes poca experiencia o no tienes un libro realmente favorito, leer es un proceso de descubrimiento y fascinación constante; no crees que existan los malos autores y cuando llega a tus manos cada uno parece salido de la mente del mejor escritor de la historia. Cada argumento es excitante y cada trama novedosa... hasta que pasa lo que pasa.



Leer no pierde su magia pero te das cuenta de que existen libros... flojos. Libros que no despiertan la tormenta de emociones y pensamientos que otros sí. Y después sucede lo peor, encuentras tu libro favorito. Es en ese momento en el que te das cuenta que existen los libros malos o los libros que, digamos, no te corresponden. A mi me pasó con 'Narnia' y 'La Ladrona de Libros'. Me parecieron libros tan extraordinarios, para mi (no quiere decir que sean libros dignos del Nobel), que las demás lecturas se sienten menos y a final de cuentas llega un momento en que te das cuenta que lees todo lo que puedes sólo con el afán de encontrar alguno que te haga sentir lo mismo que tu/s libros favoritos te hicieron sentir. Que te haga tener esas revelaciones, casi epifanías, a través de las cuales te conectas con la literatura en un nivel indescriptible y místico.

La gente que lee, desde mi perspectiva, lee cada vez más y tan enérgicamente precisamente porque la lectura funciona como una droga, como un buen sexo que desesperadamente deseas volver a experimentar y esta desesperación aumenta a lo largo del tiempo. Puede que un libro realmente te guste pero inconscientemente quieres leer más y más rápido para acelerar ese choque psicológico con una buena pluma, ideología, prosa o verso. Buscas re encontrar a tu libro favorito. Yo digo que buscas re enamorarte de la lectura, puede que tengas pésimas rachas, rachas en las que crees de verdad que los buenos autores murieron con Saramago aunque en ti persista, mínima, la esperanza de volver a encender la llama de tu pasión lectora, tranquilo... llegará. Autores buenos hay y muchos. Forzar la lectura, incluso tú mismo, es desgastar tu cerebro. No todos los libros merecen ser terminados, con la pena, leer por obligación, no.

Comentarios

Entradas populares